jueves, 7 de marzo de 2013

Cuba como ficción. Fotografías de Marcelo Feitosa


El juego empieza así: ¿A que no adivinan dónde fueron tomadas estas fotografías? Como cualquier otro lugar turístico, la isla de Cuba está bañada por los estereotipos, y a los fotógrafos de visita no les alcanza el tiempo para ir más allá de la escenografía de museo tropical con carros americanos, retratos del Che Guevara y mulatas exuberantes. Los íconos locales son evidentes y seductores. Y la gente colabora. Les gusta coquetear con la cámara, hacerse mirar, sentirse protagonistas. A veces pienso que en realidad son ellos los que dirigen al fotógrafo. Le dicen qué y cómo observar, dónde colocarse, cuál es la foto imprescindible. Le ofrecen la realidad como señuelo, pero al final del camino sólo queda lo predecible. Lo más fácil de fingir y de olvidar.
Pero estas fotografías no fueron tomadas en Cuba. Marcelo Feitosa hizo este ensayo en Recife, entre los años 2008 y 2009, y lo tituló Cuba. La gente no se daba cuenta del engaño hasta llegar al final de la exposición y ver los textos. Aprovechando las semejanzas entre ambos lugares, el fotógrafo creaba una ironía sobre la semejanza.
Este es un proyecto sencillo y con un tono afable. Se manipulan las expectativas del público, pero sin esa pose humillante que a veces adquiere cierto arte contemporáneo. Es un proyecto inteligente e inteligible. Y es divertido, sin renunciar a una elaboración conceptual bien pensada.
Fotografiar Recife y llamarle “Cuba” implica una selección, un “recorte”, dice Feitosa. Pero no todo es visual en ese proyecto. La palabra “Cuba”, como título de la serie, es el principio de un discurso. Es un gesto verbal que irrumpe entre la fotografía y lo fotografiado. Sin ese gesto sus fotografías pudieran ser como otras cualquieras, hechas en Cuba, o en Recife.
Se trata de un juego con la credulidad de la gente y con la confiabilidad de la fotografía y de la palabra. Aquí el fotógrafo aprovecha la transparencia del estereotipo visual para darle más eficiencia a la función del nombre. Nombra las cosas y es como si las fotografiara de nuevo. Introduce el sustantivo y evoca una sustancia.
A Marcelo Feitosa le interesa la ilusión como componente central del realismo. A mí me interesa la ficción como componente del recuerdo. En ambos sentidos la Cuba, de Marcelo Feitosa, se sostiene estéticamente.

Marcelo Feitosa. Cuba

Marcelo Feitosa. Cuba

Marcelo Feitosa. Cuba

Marcelo Feitosa. Cuba

Marcelo Feitosa. Cuba

No hay comentarios: