lunes, 28 de mayo de 2012

Una especie de cordón umbilical. Por Ana Beatriz Blanco


El suspiro. Breve comentario sobre la obra de Marta María Pérez
Por Ana Beatriz Blanco Calderón

Una especie de cordón umbilical une el cuerpo de
la cosa fotografiada a mi mirada: la luz, aunque impalpable,
es aquí un medio carnal, una piel que comparto con aquel o
aquella que han sido fotografiados.
Roland Barthes

     Es en la carnalidad que me encuentro con las fotografías de Marta María Pérez, en la física aprehensión del elemento corpóreo, que a la vez es el (cuerpo) del fantasma. Encontrarme con sus fotografías es tocarlas, recorrerlas con una mirada fisiológica, que descubre en las texturas y en los volúmenes, un oscuro e intrincado paraje: el del cuerpo físico, corolario de la existencia perenne.  Veo sus fotografías y veo su cuerpo, que a la vez es el mío o el de cualquiera, pues su cuerpo, que es el cuerpo mostrado, no es un cuerpo en el contexto, ni siquiera es el cuerpo como unidad orgánica; en la disfuncionalidad de sus fragmentos se afirma la individualidad de las partes: la mano, el pie, la cabeza, el torso, etc., en el universo alegórico de Marta María Pérez, adquieren un valor plástico y de esta manera una coherencia narrativa. Aún así, no hay un dejo de nostalgia en esta representación del cuerpo, atrapado en la blancura del entorno que es el vacío. Es su eterna existencia en un tiempo siempre presente, que lo ubica en una inquietante constatación de la existencia.



















Si Marta María Pérez retrata el cuerpo fragmentado, es tal vez como afirmación del hecho fatal de la parcialidad, del vacío insaciable en el cuerpo que solo puede ser aliviado en el alma, ese fantasma que reafirma su existencia a partir de la ausencia de su representación.  Es solo a través del fetiche, de la máscara, del símbolo, que la presentimos. Así, lo espiritual en las fotografías de Marta María, está presente a través del estigma, de la marca impuesta que delimita y da forma a lo corporal, como si carente de espíritu el cuerpo no fuera, sino solamente abstracción.


*Artículo escrito como parte del seminario Fotografía y experiencia estética. Taller Multinacional/Página en blando. Abril, 2012
Leer artículo completo aquí


No hay comentarios: