miércoles, 15 de febrero de 2012

Gerardo Montiel: Martha (de la serie Cicuta). Obras en la exposición El baño. La fotografía contemporánea entre lo público y lo privado


















En la serie Cicuta todos los personajes son mujeres muertas, cuyos nombres comienzan con la letra "M" y que al parecer han consumido algún alimento antes de morir, lo cual hace pensar en el veneno como causa de la muerte. La obra está llena de pistas y de códigos, infiltrados en una estructura narrativa que se asocia con lo literario y con lo mitológico. Es una obra de citas y referencias históricas que remiten a una cultura visual erudita.
Gerardo Montiel trabaja en esta serie con una visualidad rigurosamente estudiada, articulada alrededor de un uso preciso de la iluminación, el encuadre y el ángulo. Esto hace que la representación de los cuerpos sea indisociable de su relación con el espacio y de la construcción de un punto de vista para el espectador.
El baño, en esta fotografía, es un escenario, en tanto contexto de la ficción y de la alegoría. Pero es también parte de ese texto que viene produciéndose en el cruce entre el cuerpo, el espacio, el nombre y el relato.
La fotografía de Martha, en el contexto de esta exposición introduce una dimensión simbólica que es definitoria de la poética de Montiel y que va más allá del recurso formal de "puesta en escena", puesto que su origen está en la fascinación ante los límites del conocimiento. Detrás de esos límites se intuye lo sagrado como ámbito donde lo misterioso adquiere toda su plenitud.

1 comentario:

Quimero dijo...

Los Baños de Juan Antonio Molina
Foto de Mayte de La Torre

Hasta el 13 de mayo podrá visitarse la exposición “Los Baños” de Juan Antonio Molina en el Museo Archivo de la Fotografía en Ciudad de México.

Pocas veces como ahora se siente el titubeo al iniciar una crítica fotográfica dirigida al crítico visual latino por excelencia. Así que, con el temblor propio del que balbucea como aprendiz, hago una extensa invitación a darse el lujo y el placer de disfrutar con una exposición inteligente y de exquisita estética.

40 piezas, 37 fotografías y 3 audiovisuales, para hablar de la fotografía contemporánea, entre lo público y lo privado. Y vaya que están todos aquellos que merecen ser nombrados. Lo que cura este curador es el mal de lo inmediato. Baste pasear por la sala para ir saltando de una sorpresa a otra, con la ilación única del entendido, para darse cuenta que “hay gato encerrado”. Y lo que se esconde es un metódico trabajo de observación, análisis y estudio de la obra completa de los artistas. Amén, pues coincidió con la visita del Papa al país, de tener una idea precisa de lo que quería hablar. Pues, como él dice: “Esto no es una exposición sobre baños”.

Y arranca con la paradoja anecdótica: No hay baños disponibles en el museo dado que las obras del Templo Mayor interfieren con el suministro del agua. Entonces, ¿qué mejor ocasión que proyectar imágenes del libro de Foncuberta “A través del espejo” en el inutilizado baño? Libro donde el antropólogo visual afirma que “La idea del creador como genio individual tiende a quedar obsoleta y, en cambio, brotan modalidades de creación compartida…”. Pues con los pigmentos de otros, Juan Antonio Molina, elabora un inspirador discurso alrededor de los límites entre lo público y lo privado. ¿Dónde están? ¿Cómo han cambiado? ¿Hacia adónde se mueven? Lleguéis o no aliviados seguro que saldréis con el esfínter contenido de imágenes y asociaciones. Algo así como inspirados de respuestas…

Yo, además, salí de la exposición con mi ciática resentida. Normal, ¿cómo dejar de leer las pequeñas y precisas joyas literarias que acompañan cada fotografía? Las reseñas críticas están escritas con una estructura formal clásica. El autor y su obra o el proyecto, análisis técnico y comparativo, y la contextualización conceptual en el tema. Vaya, una verdadera clase de fotografía contemporánea y de crítica fotográfica. “¿Para cuándo un taller para principiantes?” me dije.

Enlisté los artistas que me llamaron más la atención para saber más de su obra y bajé corriendo a preguntar en recepción por el catálogo de la exposición. No hay, pero se puede curar esa incorregible curiosidad tomando sorbitos en el blog “Página en blando”: http://paginaenblanco-juan.blogspot.mx/?view=classic

Ah, qué buen sabor de ojo dejan las cosas bien hechas.

Horacio Oliveira
http://quimeraciones.blogspot.mx/