lunes, 26 de enero de 2009

Paradojas/Paradigmas. la fotografía contemporánea en México y la XIII Bienal de Fotografía


Gerardo Montiel. Volutas de humo. 2006-2007. Detalle de instalación fotográfica
¿Qué está pasando con la fotografía artística en México?
Mi primer impulso es suponer que la Bienal de Fotografía puede dar una respuesta a esa pregunta. Y tal vez sí, pero no necesariamente. O tal vez no necesariamente del modo en que usualmente lo pensamos.
Quiero decir que la selección de obras escogidas por el jurado de la XIII Bienal de Fotografía es representativa de la fotografía mexicana, pero no en el sentido sustitutivo que se le da generalmente al término “representación”. Este grupo de obras no está en lugar de la fotografía mexicana. Su representatividad proviene de que parece resumir una norma. Entonces, ¿qué es lo “normal” en la fotografía mexicana contemporánea?
Hace casi una década tuve la inocencia de escribir un texto donde revisaba el concepto de “fotografía construida” y su relación con diversas tradiciones artísticas, desde el surrealismo y el constructivismo hasta el conceptualismo y el postconceptualismo. Todo esto para encontrar una ubicación, dentro de lo normal, a varias tendencias de la fotografía mexicana que a mí, quizá por tener una mirada más extranjera o “extrañada”, me parecían muy coherentes con su actualidad, pero también con su historia.
Ya entonces me parecía ordinario encontrar dentro de la fotografía mexicana algunas claves que eran comunes a la práctica fotográfica y artística en muchos otros contextos culturales. Y también me parecía poco sorprendente descubrir que esas claves tenían conexiones con una tradición (tradición de ruptura, pero tradición al fin) que se remontaba probablemente a algunas de las experiencias modernistas. Ahora descubro además que esas claves persisten, con la única diferencia que han pasado a “normalizar” una situación que hace una década parecía mucho más subversiva.
Casi puedo repetir literalmente las palabras de hace 8 años: Ha cambiado la manera de concebir las relaciones de la imagen con la realidad, probablemente porque ha cambiado la manera de concebir la propia realidad. La imagen fotográfica ha dejado de verse como un objeto encerrado en su especificidad técnica y lingüística, ahora se ve y se piensa como un objeto mixto, abierto a cruces de lenguajes y referencias textuales. Los eventos se escenifican, los objetos se inventan, los sujetos se disfrazan. La ficción puede ser simultáneamente el tema, el soporte, el origen, el contexto, la epidermis y el significado de una imagen fotográfica. La fotografía se presenta como documento de un hecho estético previo. La experiencia visual resume un acto cognoscitivo que es en sí mismo una especie de invención del objeto de conocimiento. Todo con la finalidad de reconstruir su identidad, o de relatar una identidad altamente subjetivada. La imagen existe como paradoja más que como paradigma.

Leer artículo completo

2 comentarios:

Emiliano Gaytan dijo...

Hola, soy Emiliano Gaytán, tomé tu materia de teoría en la UAEM, han pasado unos seis años desde entonces pero me mantengo al tanto de tus publicaciones en la red. Creo que el trabajo de los artistas del link de abajo te puede interesar, vi su pintura ganadora del "Premio Luna una expresión artística 5° edición", no es su mejor trabajo ni discursiva ni técnicamente pero tienen muchos puntos de contacto con la fotografía. Es más, si fuesen fotografías quiza no serían tan interesantes pero igual te paso esto para que veas como los discursos de la fotografía mexicana podrían ser discursos plásticos de uso comñun en la plástica mexicana. Aqui hay un link a la página de los artistas: http://www.arteven.org/profile/QUIRARTEORNELAS

Un saludo.

Akira dijo...

A excepción de la serie de Retratos de José Luis Cuevas, siento que la mayoría de los fotógrafos seleccionados en la XIII Bienal, pretenden una Obra o estilo personal, que tiende mas hacia la fotografía comercial, por encargo o las portadas de revistas donde casi todo, funciona.
Es un “ideal” que hoy por hoy se busca constantemente, ser fotógrafo comercial & artista o viceversa. (y claro vivir en N.Y.) Y dar mas importancia al proceso de obtener una imagen, que al resultado. Es decir: “convertirse en artistas conceptuales” y así, estar mas allá del bien & el mal.
Esto, no sé de que manera afecte o beneficie a la Fotografía actual & que consecuencias tenga en la línea del tiempo… o en lo que se considera fotografía artística.